Theosophical University Press Online Edition

H. P. Blavatsky y la Sociedad para las Investigaciones Psíquicas por Vernon Harrison, Ph.D.

Copyright © 1997, 2006 por Theosophical University Press. Todos los derechos



Respuestas a las Críticas

Durante la preparación de este trabajo para su publicación, he recibido comentarios y críticas, y he encontrado conveniente ponerlos en forma de diálogo para responderlos.

CRÍTICA: Si usted ve las Páginas de un viejo diario de Olcott encontrará abundante evidencia de que HPB actuó a la manera de médium, entró en estados de trance, etc., y que, por sobre todo, estaba acostumbrada a escribir largos, en realidad muy largos, pasajes en escrituras muy diferentes de su escritura normal. Siendo así, no veo cómo puede ser posible que usted establezca la independencia de las escrituras de KH, M y HPB sólo basado en el análisis de pocos especimenes de la escritura "ordinaria" de HPB.

VH: En primer lugar, déjeme recordarle que la tesis entera de Hodgson era que HPB era una ingeniosa pero común embaucadora e impostora que no tiene poderes supernormales. Las Cartas de KH, sostiene, fueron escritas de una forma encubierta de su escritura ordinaria, un encubrimiento hecho a propósito por una práctica de muchos años. Escribir cartas así con intenciones de engañar puede ser, y usualmente es, un delito. La escritura recibida automáticamente, en trance, sueño, etc., con desconocimiento de la personalidad consciente del intermediario, hasta que él o ella lee lo escrito, no implica engaño y no es un delito puesto que puede ser considerado un caso para investigación psiquiátrica. Hay todo un mundo de diferencia acá que usted no alcanza a distinguir.

En segundo lugar, los "pocos" especimenes de la escritura "ordinaria" de HPB a los que se refiere son nueve cartas preservadas en la Biblioteca Británica. Todas son originales, no copias o facsímiles. Todas están completas y firmadas o marcadas con las iniciales por HPB. Todas son escritas razonablemente cercanas en tiempo al período de las Cartas de los Maestros. Todas son consistentes, tanto en escritura como en estilo literario. La carta 138 alcanza 4,000 palabras y es la carta de despedida, escrita de profundis, al señor y a la señora Sinnett. Tengo todas las razones para creer que todo esto es un buen espécimen de su escritura ordinaria, normal, de la época, producida por su consciente voluntad, escritura que usaba para su correspondencia con amigos, hacer su lista de ropa sucia y dar instrucciones a los Coulomb.

Las escrituras de KH, M y HPB son muy diferentes y, si ellas surgieran en un caso legal ordinario, con certeza los atribuiría a diferentes personas. Si las personalidades en trance son independientes de las personalidades conscientes es otro asunto.

En tercer lugar, si aceptamos el testimonio de Olcott como evidencia de que HPB pudo escribir en estados alterados de consciencia, ¿también debemos aceptar su posterior testimonio en Páginas de un viejo diario (3ª edición revisada, 2:365-7) de que, en respuesta al requerimiento hecho bajo estímulo del momento, recibió una carta precipitada en una hoja de papel en blanco sostenida entre sus manos, de una persona que no había conocido, en escritura para ella desconocida? ¿Aceptamos esto?, y, si no, ¿por qué no? No veo cómo usted puede seleccionar o rechazar evidencia para que convenga con su argumento: no somos políticos. El testimonio de Olcott es que HPB poseyó poderes en abundancia. No puede aceptar tanto a Olcott como a Hodgson.

Por favor recuerde que toda vez que pude comparar las declaraciones de Hodgson con el testimonio directo de los documentos originales preservados para nosotros en la Biblioteca Británica, encontré que las declaraciones de Hodgson son falsas; y he dado mis razones. Seguirían siendo falsas así fueran las Cartas de los Maestros escritas por Helena Petrovna Blavatsky o Assur-bani-pal. Seguirían siendo falsas si las cartas hubiesen sido escritas en estado normal de conciencia, en trance, sueño, de manera automática, o en cualquier otro estado alterado de conciencia. Estas falsedades no son triviales: desmienten las tres declaraciones fundamentales sobre las que la tesis de Hodgson respecto a las Cartas de los Maestros depende.

CRÍTICA: Se necesita que esta clase de comparaciones sean llevadas a cabo por expertos de los que se puede asumir que no tienen preconcepciones, que no saben cuál es la respuesta "correcta". No creo que nadie, en cualquier campo de la ciencia, sea totalmente inmune a la influencia de expectativas previas y esperanzas, y creo que deberían ser usadas metodologías doblemente ciegas donde sea que fuese posible.

VH: Si se nos solicitara juzgar, a través de escucharlo, si el concierto de piano "Sophie Menter" fue escrito, no por Sophie Menter, sino compuesto por Liszt y orquestado por Tchaikowsky, estaría de acuerdo con usted. Sin embargo, acá estamos clasificando los esbozos geométricos de ciertas letras individuales por un criterio capaz de definición en términos de diferencial geométrico.

Si yo le diera a usted y a otros una selección de quinientos triángulos surtidos y les pidiera que los repartieran en equiláteros, isósceles, de ángulo recto y escaleno, esperaría una gran medida de acuerdo entre ustedes. Incluso la tía Matilde obtendría el mismo resultado si se le mostrara qué buscar.

Acá le estoy pidiendo que clasifique las formas geométricas de ciertas letras de acuerdo con características definibles. En la letra g podemos notar si tiene un "rabo" o si termina en un trazo recto hacia abajo; si tiene un "rabo", ¿se curva hacia la izquierda o hacia la derecha?; ¿forma un hueco abierto o cerrado?; ¿es el ancho del hueco más grande o menor que su altura? En lugar de un hueco suave, ¿tenemos un "rabo" construido de dos o tres uniones de curvas para formar puntos angulosos (vértices)? ¿O tenemos la letra completa formada por una continua, irrompible curva sin cambios bruscos de dirección?

Si se le pidiera a un número de observadores clasificar la letra g de acuerdo a este esquema, no esperaría mucha variación en los resultados excepto en pocos casos límite. Si un observador emite resultados ampliamente distintos de los otros, yo indagaría acerca de qué estuvo haciendo mal. No tiene que creer lo que le he dicho. Le pido que examine los originales de estas Cartas en la Biblioteca Británica, página a página en orden cronológico, y decida por observación directa si hay evidencia de:

(a) un gradual desarrollo del estilo de KH en un período de varios años con la eliminación de las formas Blavatskianas (Hodgson), o

(b) variabilidad considerable de forma en algunos de los caracteres en las primeras pocas Cartas de los Maestros recibidas, una variabilidad que fue ampliamente corregida en el curso de la primera quincena sin ninguna obvia eliminación de las formas Blavatskianas (Harrison).

¿Quién tiene la razón, Hodgson o yo?

CRÍTICA: ¿Es el asunto central de su estudio el que usted afirme demostrar, a partir del análisis de la escritura "ordinaria" de Madame Blavatsky, que ella no pudo haber sido responsable de las Cartas de KH?

VH: No. El asunto principal es que el Reporte Hodgson es un MAL reporte que nunca debió haber sido publicado, quienquiera que haya sido su sujeto. Es indigno de confianza. Si usted pregunta ¿importa eso, luego del paso de más de un siglo? Le respondo que importa mucho. El Reporte Hodgson todavía es aceptado por muchos compiladores de enciclopedias y diccionarios como la última palabra sobre Madame Blavatsky.

CRÍTICA: Puesto que es conocido que HPB escribió extensamente guiada por manos que no fueron las suyas, su afirmación central está obligada a colapsar a menos que (a) pueda usted hallar especimenes de las otras escrituras y analizarlas o (b) pueda usted encontrar razones para negar que cualquiera, ya sea como resultado de la práctica o en trance (no importa cuál) puede desarrollar un estilo de escritura tan diferente a su escritura normal que un experto (¡si puedo usar este término, ya que usted pareciera estar negando que haya alguno!) fallaría en detectar su origen común.

VH: Sostengo que, como expertos, Hodgson, Netherclift y Sims dejan mucho que desear, y he dado mis razones para esta opinión. Hay buenos expertos disponibles, y usted encontrará los nombres y direcciones de algunos de ellos, quienes ejercen corrientemente, en el Registro de Testigos Expertos del Reino Unido (JS Publications, Newmarket, Suffolk).

De la única manera que conocemos que HPB escribió extensamente bajo otras firmas, es a través del testimonio de testigos oculares a quienes Hodgson descartó como crédulos e informales. El jefe de estos es Olcott. Si usted acepta la palabra de Olcott, está claro que la escritura de HPB en otros estilos era paranormal, no un fraude común ni impostura; y habría entonces un caso en relación a HPB para el que valdría la pena una investigación seria.

Claro que es conceptualmente posible que HPB pudiera haber sido capaz de perfeccionar, a fuerza de mucho esfuerzo y práctica, estilos de escritura y composición en los que toda evidencia de su autoría se hubiese perdido. Repito que no hay evidencia de un origen común de la escritura de KH, M y HPB, y esto significa exactamente lo que dice. Sospechas y remotas, hipotéticas e insustanciales posibilidades no constituyen evidencia. Usted no puede condenar a una persona por falsificación sin evidencia contundente; y bajo la Ley Británica, a una persona se le presume inocente hasta que se pruebe su culpa. Un veredicto de "no probado" no se permite. Hodgson afirmó tener abundante evidencia del origen común de la escritura de HPB y KH, y yo todavía necesito saber cuál es esa evidencia.0

En todos esos problemas que afectan la vida real (y que no son sólo meras diversiones académicas) debemos distinguir entre qué es concebiblemente posible, por muy inverosímil y absurdo que parezca, y lo que es, en las clásicas palabras de Eliza Doolittle, "no muy probable" [not bloody likely, en el original. N. de T.]

Le ruego que recuerde que hay Cartas que, como incluso Hodgson se vio forzado a admitir, HPB no pudo haber escrito de ninguna manera, ya que estaba muy lejos para ese tiempo y las comunicaciones eran malas. Para sortear esta dificultad, HPB (de acuerdo a Hodgson) tuvo que entrenar a Damodar, y quizá a otros, para escribir con igual fluidez en el estilo de KH y componer, por ella, cartas apropiadas mientras ésta estaba lejos. Debió, además, dominar la muy diferente escritura de M y mantener las definidas diferencias en estilo literario entre las cartas de KH y de M y las propias. Debió ser capaz de componer Cartas de KH, originales y consistentes, de 16,000 palabras sin parar, sin una reversión significativa a su estilo normal, en respuesta a una pregunta específica en temas abstrusos.

E hizo todo esto (de acuerdo a Hodgson) para fomentar el descontento contra el Gobierno británico en la India.

¿REALMENTE CREE USTED ESTO? YO NO.

 

Opinión

En base al propio Reporte Hodgson y a la evidencia primaria de que pude disponer, doy como mi OPINIÓN que:

1) El Reporte Hodgson no es un estudio científico. Se lee como parte de una investigación judicial que registra sólo el discurso del fiscal. No hace referencia a las palabras del abogado defensor, ni hay interrogatorio del testigo principal de la parte acusadora, ni llama a los testigos de la defensa descartados por la parte acusadora, ni presenta el planteamiento del caso hecho por el juez.

2) Richard Hodgson era ignorante o desdeñoso de los principios básicos de la Justicia inglesa. Ninguna corte aceptaría su testimonio.

3) En los casos donde ha sido posible cotejar las declaraciones de Hodgson con el testimonio directo de documentos originales, sus declaraciones han resultado falsas o insignificantes en el contexto. Esto aplica de forma particular a las Tres Declaraciones Fundamentales de las que depende su opinión de que Madame Blavatsky escribió las Cartas de los Maestros bajo una autoría encubierta con el fin de engañar.

4) Habiendo leído las Cartas de los Maestros de puño y letra de los mismos, he quedado bajo la fuerte impresión de que los escritores KH y M fueron reales y diferentes seres humanos. Tenían su cuota razonable de prejuicios y fueron influenciados por el punto de vista de su época.

5) No sé quién fue KH, pero soy de la opinión de que todas las cartas de la Biblioteca Británica marcadas con las iniciales KH se originaron de él. Las características básicas de su escritura están presentes de principio a fin, pero en las cartas tempranas en particular, hay variaciones y distorsiones de algunos de los caracteres. Estas variaciones no tienen el distintivo de un falsificador aprendiz.

Yo creo que las Cartas de los Maestros no fueron dictadas a chelas que las escribieron en sus propias escrituras. Sin embargo, se ha indicado en las mismas cartas que muchas de ellas fueron transmitidas por chelas en la escritura de KH mediante "precipitación" o lo que parece ser un proceso de FAX humano. Si esta sugestión es plausible, podría ser que los chelas hubieran tenido dificultad con el sistema al principio, el cual tuvo que ser "depurado". La mayor parte de la "depuración" tuvo que haber sido hecha en el término de una quincena.

6) Llamé la atención sobre unas curiosas e inexplicables características de las letras de KH, a saber, las claras y regulares estriaciones de algunas de las escrituras aparentemente hechas con lápiz azul (Fig. 11), la pequeña cantidad de penetración de tinta incluso cuando se usó un papel delgado "de arroz", las inexplicables características de las borraduras aparentemente hechas con erradicador de tinta sin manchar o poner áspero el papel, la variabilidad de algunos (pero no todos) los caracteres y las (a veces) groseramente exageradas barras de las t. Estas características sugieren que los documentos preservados en la Biblioteca Británica pueden ser copias, hechas por medio de algún proceso desconocido, de los originales que no poseemos.

7) Es casi seguro que las cartas de incriminación Blavatsky-Coulomb se han perdido o destruido, pero hay fuerte evidencia circunstancial de que esas cartas fueron falsificaciones hechas por Alexis y Emma Coulomb, quienes tenían fuertes motivos y amplios recursos para hacerlo.

8) No he encontrado evidencia de que las Cartas de los Maestros fueran escritas por Helena Blavatsky de manera consciente y deliberada, como una forma encubierta de su propia escritura desarrollada en un período de varios años, como afirma Richard Hodgson. Esto es, no encuentro evidencia de un común origen entre los escritos de KH, M y HPB. En cualquier caso legal ordinario los consideraría como escrituras diferentes y las atribuiría a diferentes autores.

9) Si alguno de los escritos de KH y M se dieron a través de la mano de Madame Blavatsky mientras ella estaba en estado de trance, sueño, u otro estado alterado de conciencia conocido de los psicólogos y psiquiatras, KH y M podrían ser considerados sub-personalidades de Helena Blavatsky. Hasta dónde las sub-personalidades son independientes es un asunto para debate; pero en ningún caso implicaría fraude consciente o impostura. Tampoco esta suposición burla la dificultad de que hay cartas de KH las cuales incluso Hodgson tuvo que admitir que Madame Blavatsky no pudo haberlas escrito de ninguna manera ya que ella estaba muy lejos para ese tiempo, y las comunicaciones eran malas.

10) No estoy capacitado para expresar una opinión acerca de los "fenómenos" descritos en la primera parte del Reporte Hodgson. Todos los testigos oculares y artículos de evidencia de primera mano han desaparecido, y no tengo manera de verificar si cualquiera de los "fenómenos" reportados fue genuino; pero habiendo estudiado los métodos de Hodgson, he llegado a desconfiar de sus relatos y explicaciones acerca de dichos "fenómenos".

11) H. P. Blavatsky fue conocida por ser muy compleja y difícil de entender. Hay todavía muchas preguntas sin respuesta referentes a su vida y a su trabajo. Sin embargo, soy de la opinión de que en cualquier futura valoración de ella, el "REPORTE DEL COMITÉ DESIGNADO PARA INVESTIGAR LOS FENÓMENOS RELACIONADOS CON LA SOCIEDAD TEOSÓFICA", publicado en 1885 por la Sociedad para las Investigaciones Psíquicas, deberá ser usado con gran cautela, si es que no ignorado. Es muy imperfecto.

EN TESTIMONIO DE LO CUAL HE HECHO MI DECLARACIÓN JURADA, FECHADA EL 27avo DÍA DE FEBRERO DE 1997, AHORA INTERPUESTA EN LA SEDE CENTRAL DE LA SOCIEDAD TEOSÓFICA, PASADENA, CALIFORNIA, EEUU, HABIENDO SIDO ENVIADA UNA COPIA DE LA MISMA A LA SOCIEDAD PARA LAS INVESTIGACIONES PSÍQUICAS, LONDRES, INGLATERRA.

Vernon Harrison

DECLARACIÓN JURADA

Yo, VERNON GEORGE WENTWORTH HARRISON, de SOLE FARM HOUSE, 51 CHURCH ROAD, GREAT BOOKHAM, LEATHERHEAD, KT23 3PQ en el Condado de Surrey, Inglaterra, Licenciado en Ciencias, Doctor en Filosofía, Físico Calificado e Ingeniero Calificado, Miembro del Instituto de Física, Miembro Honorario y ex-Presidente de la Sociedad Real de Fotografía de Gran Bretaña, Miembro del Calificado Instituto de Ingenieros de Servicios de Construcción. Miembro de la Sociedad Real de las Artes y por los pasados veinte años investigador profesional de documentos cuestionados.

JURO Y DIGO

CONSIDERANDO QUE HELENA PETROVNA BLAVATSKY , de apellido de soltera HAHN (1831-1891), Fundadora de la Sociedad Teosófica, fue denunciada en 1885 como "una de las más completas, ingeniosas e interesantes impostoras de la historia" por EL REPORTE DEL COMITÉ DESIGNADO PARA INVESTIGAR LOS FENÓMENOS RELACIONADOS CON LA SOCIEDAD TEOSÓFICA, publicado por la Sociedad para las Investigaciones Psíquicas en sus Actas, volumen 3, páginas 201-400 (1885), el cual es comúnmente llamado y en adelante es referido como el Reporte Hodgson puesto que la mayor parte de él fue escrito por Richard Hodgson.

Y CONSIDERANDO QUE el susodicho Reporte Hodgson ha sido por más de un siglo aceptado ampliamente por biógrafos y compiladores de trabajos de referencia como prueba de que la mencionada Helena Petrovna Blavatsky estaba involucrada a sabiendas en prácticas fraudulentas a una escala impresionante.

Y CONSIDERANDO QUE queda cierta evidencia primaria relacionada con el caso, por decir, las Cartas de los Maestros a A. P. Sinnett preservadas en la Biblioteca Británica (Manuscritos Adicionales 45284, 45285 & 45286), con las que algunas de las declaraciones de Richard Hodgson en el Reporte Hodgson pueden ser examinadas críticamente.

Y CONSIDERANDO QUE las mencionadas Cartas de los Maestros en la Biblioteca Británica comprenden cartas de puño y letra de los siguientes autores:
"KH" (ciento ocho); "M" (veintiséis); Helena Blavatsky (nueve); Subba Row (tres, una con comentarios añadidos por "KH"); A. O. Hume (dos); A. P. Sinnett (dos); "The disinherited" (una); Stainton Moses (una); y Damodar (una).

DECLARO POR TANTO que he estudiado el Reporte Hodgson como un documento legal y he examinado las mencionadas Cartas de los Maestros no sólo en los hológrafos preservados en la Biblioteca Británica sino también en reproducciones de las mismas preparadas y suplidas por la Biblioteca Británica en la forma de un juego de 1,323 diapositivas a color. He examinado microscópicamente todas y cada una de las 1,323 diapositivas fundidas en un juego completo, y donde fuera apropiado he leído la escritura en un escáner línea-a-línea a una amplificación de x50 diámetros.

HE ENCONTRADO Y AFIRMO que:

(1) El Reporte Hodgson no es un estudio científico. Se lee más como una porción de una investigación judicial que registra sólo el discurso del fiscal, quien ha llegado a conclusiones en las etapas tempranas de la investigación y, por tanto, sólo está interesado en evidencia, no importa que tan dudable sea, que pueda afianzar su caso. No hace referencia a las palabras del abogado defensor, ni hay interrogatorio del testigo principal de la parte acusadora, ni llama a los testigos de la defensa descartados por la parte acusadora, ni presenta el planteamiento del caso hecho por el juez.

(2) Richard Hodgson era ignorante o desdeñoso de los principios básicos de la Justicia inglesa. Cita declaraciones verbales y no corroboradas de testigos sin nombre. Cita documentos que no son ni reproducidos en su reporte ni capaces de ser identificados. Anticipa conjeturas que da como hechos establecidos. Importuna a sus expertos en escritura hasta obtener de ellos las respuestas que él quiere. La posibilidad de que alguien más que Helena Blavatsky pudiera haber escrito las Cartas de los Maestros nunca fue considerada.

(3) En los casos donde ha sido posible cotejar las declaraciones de Hodgson con el testimonio directo de documentos originales, sus declaraciones han resultado falsas o insignificantes en el contexto. Esto aplica de forma particular a las Tres Declaraciones Fundamentales de las que depende su opinión de que Madame Blavatsky escribió las Cartas de los Maestros bajo una autoría encubierta con el fin de engañar.

(4) Habiendo leído las Cartas de los Maestros, he quedado bajo la fuerte impresión de que los escritores KH y M fueron reales y diferentes seres humanos, no semidioses o "coberturas". Tienen su cuota razonable de prejuicios y son influenciados por el punto de vista de su época.

5) Soy de la opinión de que todas las cartas marcadas con las iniciales KH se originaron de él. Las características básicas de su escritura persisten de principio a fin, pero en las cartas tempranas en particular, hay variaciones y distorsiones de algunos de los caracteres. Estas variaciones no tienen el distintivo de un falsificador aprendiz. Parecen haber sido introducidas por el método (desconocido) de transmisión de las Cartas.

6) Llamé la atención sobre unas curiosas e inexplicables características de la escritura de las Cartas de los Maestros, a saber: las claras y regulares estriaciones de algunas de las escrituras aparentemente hechas con lápiz azul, la pequeña cantidad de penetración de tinta incluso cuando se usó un papel delgado "de arroz", las inexplicables características de las borraduras aparentemente hechas con erradicador de tinta sin manchar o poner áspero el papel, la variabilidad de algunos (pero no todos) los caracteres y las (a veces) groseramente exageradas barras de las t's. Estas características sugieren que los documentos preservados en la Biblioteca Británica pueden ser copias, hechas por medio de algún proceso de FAX desconocido, de los originales que no poseemos. Un trabajo de laboratorio en estos escritos sería oportuno.

7) Es casi seguro que las Cartas de incriminación Blavatsky-Coulomb, de las que Hodgson habla mucho en su reporte, se han perdido o destruido. Pocos las vieron alguna vez. A Helena Blavatsky le fue negado el acceso a ellas. Hodgson no proporciona ilustraciones de ellas en su reporte. No he podido ser capaz de localizar reproducciones fidedignas o incluso el facsímil de alguna de ellas. Hay fuerte evidencia circunstancial de que esas cartas (o al menos las porciones de ellas que incriminan) fueron falsificaciones hechas por Alexis y Emma Coulomb, quienes tenían fuertes motivos y amplios recursos para hacerlo.

8) No he encontrado evidencia de que las Cartas de los Maestros preservadas en la Biblioteca Británica fueran escritas por Helena Blavatsky de manera consciente y deliberada, como una forma encubierta de su propia escritura cultivada en un período de varios años, como afirma Richard Hodgson. Esto es, no encuentro evidencia de un común origen entre los escritos de "KH", "M" y "HPB". En cualquier caso legal ordinario los consideraría como escrituras diferentes y las atribuiría a diferentes personas.

9) Si alguno de los escritos de "KH" y "M" se dieron a través de la mano de Madame Blavatsky mientras ella estaba en estado de trance, sueño, múltiple personalidad u otro estado alterado de conciencia conocido de los psicólogos y psiquiatras, "KH" y "M" podrían ser considerados sub-personalidades de Helena Blavatsky. Hasta dónde las sub-personalidades son independientes es un asunto para debate; pero en ningún caso implicaría fraude consciente o impostura. Tampoco esta suposición burla la dificultad de que hay cartas de "KH" las cuales incluso Hodgson tuvo que admitir que Madame Blavatsky no pudo haberlas escrito de ninguna manera, ya que ella estaba muy lejos para ese tiempo, y las comunicaciones eran malas.

10) No estoy capacitado para expresar una opinión acerca de los "fenómenos" descritos en la primera parte del Reporte Hodgson. Todos los testigos oculares y artículos de evidencia de primera mano han desaparecido, y no tengo manera de verificar si cualquiera de los "fenómenos" reportados fue genuino; pero habiendo estudiado los métodos de Hodgson, he llegado a desconfiar de sus relatos y explicaciones acerca de dichos "fenómenos".

Los colaboradores de Helena Petrovna Blavatsky y sus conocidos testifican que ella tenía una personalidad altamente compleja y difícil de entender. Hay todavía muchas preguntas sin respuesta referentes a su vida y a su trabajo.

QUE SEA ENTONCES CONOCIDO que es mi OPINIÓN profesional derivada de un estudio de este caso, que se extiende por un período de más de quince años, que los futuros historiadores y biógrafos de la susodicha Helena Petrovna Blavatsky, los compiladores de libros de referencia, enciclopedias y diccionarios, así como el público en general, deben llegar a darse cuenta de que el REPORTE DEL COMITÉ DESIGNADO PARA INVESTIGAR LOS FENÓMENOS RELACIONADOS CON LA SOCIEDAD TEOSÓFICA, publicado en 1885 por la Sociedad para las Investigaciones Psíquicas, debe ser leído con gran cautela, si es que no ignorado. Lejos de ser un modelo de investigación imparcial, por lo que tan a menudo fue tenido por más de un siglo, es muy imperfecto e indigno de confianza.

Es mi intención depositar esta Declaración Jurada, para su custodia, en la Sede Central de la Sociedad Teosófica, Pasadera, California, EEUU y una copia testimoniada en la Sociedad para las Investigaciones Psíquicas, Londres, Inglaterra.

[firmado] Vernon Harrison

JURADO por el antedicho VERNON GEORGE WENTWORTH HARRISON

en la Georgian House,

Swan Mews, High Street,

Leatherhead, Surrey,

Inglaterra, este 27

de febrero de 1997.

Ante mí,

 

[firma]

J.M.H. GRAHAM

Notario autorizado para toma de Juramentos

J.M.H. GRAHAM

NOTARIO

THE GEORGIAN HOUSE

SWAN MEWS, HIGH STREET

LEATHERHEAD, SURREY

 


Contenido

TUP Online Menu